Puede parecer que este es un tema reiterativo, no obstante nos parece importante recordar algunas cosas respecto a la hidratación antes, durante y después del ejercicio físico.

Al realizar ejercicio se producen muchas reacciones químicas en el organismo que ovacionan entre otras cosas la pérdida de agua y con ella otras sustancias de suma importancia para el equilibrio de las funciones orgánicas.

Es aconsejable beber líquido antes de la actividad, para evitar que durante la misma aparezca la necesidad de hacerlo, aunque, durante la realización del ejercicio es bueno beber líquido en los momentos en que esta lo permita, ya sea en pausas o en actividades que son de larga duración.

Al finalizar es de suma importancia beber líquido ya que su reposición ayuda a restablecer los sistemas y lograr con mayor eficiencia la recuperación. Es aconsejable beber en buches cortos y seguidos. No introducir mucha cantidad que provoque un corte en la respiración.


Lic. En Ed. F. Mauricio Ovelar.